López Morales & Chiari | Abogados > Opiniones > Crisis en la Caja del Seguro Social

Crisis en la Caja del Seguro Social

Colapso en el programa de Invalidez, Vejez y Muerte

El 8 de mayo de 2020 la administración de la Caja del Seguro Social (C.S.S.) develó que el Sistema de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) que se basa en el «Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido» está colapsando y que le sobran apenas meses de vida.

Advirtió, la C.S.S., que este Sistema no tendrá cómo cubrir sus obligaciones antes de que termine el año, por lo que recomendó una serie de cambios drásticos tales como modificar la Ley de la Caja del Seguro Social para poder emplear otros fondos (eliminando el Subsistema Mixto del Sistema y aprovechar esos recursos), vender activos y modificar políticas de inversión. 

¿Qué significa esta noticia?  Hace falta una explicación para entenderlo mejor.

El Programa de Invalidez, Vejez y Muerte

La C.S.S. es una entidad compleja que debe garantizar a sus asegurados la disponibilidad de medios económicos (llamadas «prestaciones») de subsistencia para una serie de eventos, siendo los principales:

  • Retiro por vejez
  • Enfermedad
  • Maternidad
  • Invalidez
  • Subsidios a familiares por viudez u orfandad

La población panameña que no dispone de sistemas privados de cobertura de tales prestaciones requiere, especialmente, del apoyo que en tales materia brinda la Caja del Seguro Social.

La disponibilidad de tales medios económicos es administrada por la C.S.S. bajo la figura de los Riesgos o Programas, que tienen sus ingresos definidos en la Ley 51 de 2005 y que son 1) el Programa de Riesgo de Enfermedad y Maternidad, y 2) El Programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM). Este último, el IVM es el encargado de cubrir las prestaciones de invalidez, retiro por vejez, y muerte – que incluye la pensión de viudez, la pensión de orfandad, la pensión de sobreviviente, y el auxilio de funeral.

El IVM depende de estudios sobre fenómenos biométricos y demográficos (tasas de supervivencia, vida promedio, edad de invalidez, tasas de fallecimiento, etcétera), y fenómenos económicos, en relación a las previsiones actuariales. Estas previsiones actuariales son el resultado de elaborados estudios de modelos estadísticos y matemáticos para la evaluación de riesgos en las industrias aseguradoras y financieras, como lo es la Caja del Seguro Social, que permiten evaluar el impacto financiero de los Riesgos o Programas cubiertos, para comprender las proyecciones financieras futuras de la entidad.

Es decir, el IVM es como una pieza de relojería que requiere una precisión técnica para garantizar su existencia, en temas financieros complejos.

El nuevo Sistema Mixto de Solidaridad y de Ahorro

Antes del año 2005, en Panamá, el IVM era exclusivamente un «sistema de pensiones de reparto de capitales de cobertura» basado en la solidaridad social y los aportes obligatorios de empleados y patronos para mantener dicho programa.   O sea que el sistema se sustentaba en la existencia de una base amplia de cotizantes, haciendo aportes a través de las cuotas sociales, y un conjunto reducido (en comparación) de beneficiarios jubilados. No está de más señalar que esta «solidaridad social» no es para todos, si no para quienes hacen sus aportes.

Con el devenir de los años y los aportes de la ciencia, este tipo de sistema se fue enfrentando con que cada vez hay más beneficiados (más jubilados) y con que cada vez hay menos personas aportando recursos para el IVM.  Como consecuencia de lo anterior, los costos y beneficios cubiertos por este programa son cada vez mayores que los ingresos recibidos por el mismo mediante los aportes recibidos y las inversiones efectuadas.

Para aliviar los problemas del viejo sistema de seguridad social, la tendencia mundial es transformar los sistemas de pensiones de reparto de capitales de cobertura a sistemas de ahorros personales. Así, en el año 2005 se modificó la Ley Orgánica de la Caja del Seguro Social y se introdujo un nuevo Sistema Mixto de Solidaridad y de Ahorro, por el cual los asegurados son solidarios en relación a los salarios y sus pensiones de B/. 500 o menos y pueden contar con un componente de ahorros personales sobre los montos de sus salarios que excedan los B/. 500.

Con estas modificaciones se integraron ambos sistemas, uno llamado Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido que es un sistema de pensiones de reparto; y otro llamado Subsistema Mixto que está compuesto por un componente de Beneficio Definido y otro componente de Ahorro Personal.

En el Subsistema Mixto participan:

  • Los menores de 35 años de edad al 1 de enero del 2006, afiliados a la C.S.S. que opten por participar en él.
  • Los trabajadores por cuenta ajena que ingresan por primera vez a la C.S.S. del 1 de enero del 2006 al 31 de diciembre del 2007 y opten por participar en él.
  • Todos los trabajadores por cuenta ajena que ingresen por primera vez a la C.S.S. a partir del 1 de enero del 2007.

En el Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido participan todos los afiliados en la C.S.S. y que eran mayores de 35 años hasta el año 2005, o que siendo menores no optaron por el Susbistema Mixto.  Es decir, en este subsistema de beneficio definido participan todos los jubilados actuales y todos aquellos que se vayan a jubilar hasta el año 2034 (aproximadamente).

Protección al nuevo Subsistema y a la Caja del Seguro Social

Para evitar que el nuevo subsistema sufriese los problemas del viejo subsistema, en la Ley Orgánica de la C.S.S. se dispuso que no podrán ser empleados los fondos de cada Subsistema para cubrir gastos del otro Subsistema. Asimismo, para poder prever necesidades futuras, se dispuso que la Caja del Seguro Social deberá emitir estados financieros semestrales, con un informe actuarial en relación a las pensiones vigentes y los fondos necesarios para cubrir las pensiones futuras.

Vale la pena aclarar que los fondos del IVM, de cualquiera de sus subsistemas, son diferentes a los fondos del Programa de Enfermedad y Maternidad, por lo que los problemas de un programa no son necesariamente iguales a los de los otros.

Con todo esto que se ha explicado es más fácil comprender la noticia del 8 de mayo de 2020, que da cuenta de que la Caja del Seguro Social informó que requiere de utilizar fondos del Subsistema Mixto, de las reservas y otros fondos, para cubrir los faltantes del Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido.

¿Qué significa lo anterior?

Cualquier reforma o cambio requiere, según la Ley 51 de 2005, de estudios actuariales que sustenten las necesidades. La Caja del Seguro Social publicó su último informe financiero el 14 de enero del 2013.

Que los responsables de la dirección de la Caja del Seguro Social, Junta Directiva y administradores, llevan más de 7 años de manejos irresponsables de dicha institución.

Que al día de hoy sería difícil precisar cuál es el tamaño del problema real de la C.S.S. y será imposible brindar una solución real sin información actuarial fidedigna.

Consideramos sumamente irresponsable, y que atenta contra la seguridad jurídica de los afiliados a partir del año 2007, que la solución del Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido sea alterando o aprovechando indebidamente los recursos de los fondos del Subsistema Mixto. Es hora, como señaló atinadamente un comentarista, de resolver los problemas de la Caja del Seguro Social de la misma manera en que se ha atendido la Pandemia del Covid19, mediante técnicos, conocedores y especialistas y no mediante discursos y soluciones llenos de politiquería.

Panamá, 10 de mayo de 2020

Hernando A. Chiari O.
Abogado

MENU